Perdones

Bajo la ley de inmigración tradicional, si alguien cometió un delito, un fraude o era ilegal en los Estados Unidos por más de 180 días y luego se fue del país, no pueden simplemente volver. Tienen que solicitar un perdón I-601 para poder volver al país. La ley otorgando este perdón primero entró en efecto el 4 de marzo del 2013. La acción ejecutiva, anunciada el 20 de Noviembre 2014, expandió ciertos requerimientos beneficiando familiares de residentes permanentes.

Hijos y esposos/esposas de ciudadanos americanos o residentes permanentes que han estado en los Estados Unidos por 180 días o más pueden calificar para pedir este perdón. Antes de que el Presidente Obama tomara acción ejecutiva, solamente los familiares de ciudadanos americanos podían pedir perdones.

Esto aplica a personas que no son elegibles para un ajuste de estatus en los EE.UU. Si usted viene con una visa de turista y termina casándose con un ciudadano de los EE.UU. puede obtener su tarjeta verde sin salir de los EE.UU.

El problema era que, por ejemplo, en un matrimonio con hijos, en el cual el esposo se tenía que ir al extranjero para solicitar un perdón, la pareja se separa por mesas—a veces anos–mientras se procesaba la solicitud del perdón. Un perdón I-601 acorta ese período, al permitir que la persona solicite el perdón estando en los Estados Unidos, antes de ir al extranjero para la cita en la embajada/consulado de su país. Pero esto puede ser confuso para los abogados de inmigración, ya que no aplica a todo tipo de perdones; aplica sólo a aquellos por presencia ilegal en los EE.UU. Así que si usted ha sido un inmigrante ilegal en los EE.UU. por un año, y cometió un delito, no puede tomar ventaja de esta ley.

Tiene que ser capaz de demostrar dificultades extremas para un pariente inmediato. Una dificultad extrema podría ser médica, emocional o financiera. Hay un caso – Cervantes – que todos los abogados de inmigración conocen. Es posible que desee familiarizarse con él caso porque explica las normas de dificultad extrema. Debe ser su cónyuge o deben ser sus padres que sufrirían dificultades extremas.

Si quiere comenzar un proceso de apelación – si le niegan su aplicación – debe tener en cuenta que podrían pasar años. Si usted no puede contratar un abogado, entonces no lo haga. Use un abogado de inmigración que es experimentado, que ha tenido casos de perdones provisionales (I- 601) y que sabe cuáles son los estándares de dificultad extrema.

Like us on Facebook